Las plantas cambian de tamaño y de color a lo largo de las estaciones, sobre todo aquellas de hoja caduca. La vid es de este tipo de plantas, y año tras año sufre grandes transformaciones. 

Conocer: Cómo se llaman cada una de las fases por las que pasa la vid; Cómo anuncia que va a brotar; Cómo se convierte la flor en baya; Cuándo comienza la maduración de la uva; y Cuándo se aproxima la vendimia y qué cambios preceden a la caída de la hoja; Son todos ellos conocimientos que tienen como objetivo adecuar los momentos más oportunos a los trabajos en el viñedo. 

Por ejemplo: La poda y el injerto en campo se efectúan en periodo de reposo de la vid; Muchos de los tratamientos que se realizan, se hacen en función del momento en el que se encuentre la planta: con la yema hinchada, con las primeras hojas vistas, previo a la floración, etc; Se eliminan nietos en floración para aumentar el número de flores que se transformarán en fruto; Se quitan hojas cercanas a los racimos para mejorar la maduración unas semanas antes de la vendimia.

En el campo, las labores se llevan a cabo en momentos concretos buscando objetivos determinados.

Ya que el desarrollo de la vid viene marcado por una serie de cambios morfológicos, que se suceden en el mismo orden año tras año. Estos, constituyen el "Ciclo Biológico Anual de la Vid", en el que, a su vez, podemos diferenciar ciclo vegetativo, que corresponde al desarrollo vegetal de la vid y ciclo reproductor, que hace referencia a la evolución de sus órganos sexuales. Ambos ciclos se producen de forma simultánea.

Es conveniente tener en cuenta que los momentos y duración de cada una de las etapas son orientativos, ya que dependen expresamente de la variedad y las condiciones climáticas concurrentes en dicho período.