Una investigación de la Universidad Rush Medical Center de Chicago recomienda el consumo de vino a diario para prevenir el deterioro de las capacidades cognitivas

¿Quieres mantener tu mente ágil? Hemos oído una y otra vez sobre los beneficios de la lectura, hacer crucigramas, ejercicios mentales, o participar en actividades sociales, pero ahora una nueva investigación de la Universidad Rush Medical Center de Chicago considera que ciertas pautas dietéticas, incluyendo una copa de vino a diario, pueden prevenir el deterioro de las capacidades cognitivas, luchar contra la demencia y la enfermedad de Alzheimer.

"Se ha observado que el consumo muy moderado de alcohol sirve para frenar el deterioro cognitivo con la edad", explica Martha Clare Morris, epidemióloga nutricional e investigadora principal del estudio. "El vino tinto es rico en polifenoles que han sido vinculados a la protección del cerebro", aclara la investigadora.

En una investigación anterior, estas propiedades protectoras han demostrado el potencial de retrasar la demencia, una enfermedad cerebral causada por el deterioro cognitivo y, cuando se consume como parte de una dieta mediterránea, alarga la vida de los pacientes que sufren de la enfermedad de Alzheimer, una enfermedad neurodegenerativa crónica.

El nuevo estudio, publicado por "Alzheimer’s & Dementia: The Journal of the Alzheimer’s Association" y financiado por el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento, parte de los estudios de investigaciones previas sobre nutrición. "Hemos estado estudiando los efectos de la nutrición sobre la demencia realizados a lo largo de 20 años y nos pareció que era el momento de considerar incorporar la ciencia para el estudio de la nutrición y el cerebro", explicó Morris.

Para ello, se llevaron a cabo estudios estadísticos en personas de edad y encontraron ciertas pautas dietéticas, pautas apodadas con el nombre de la "dieta de la mente", que asociaron a un mantenimiento del funcionamiento cognitivo a una tasa equivalente a 7,5 años más jóvenes frente a los que no siguieron este tipo de dieta.

Los investigadores finalmente desarrollaron la "dieta de la mente" como una combinación entre la dieta mediterránea, que hace hincapié en el consumo de alimentos de origen vegetal, aceite de oliva, frutos secos, pescado y vino, y la dieta DASH (siglas de "Dietary Approaches to Stop Hypertension" algo así como Enfoques Alimenticios para Detener la Hipertensión), diseñada para reducir la presión arterial. La "dieta de la mente", o dieta Mediterránea-DASH, integra las directrices de ambas dietas, pero se centra en los componentes que muestran mayor protección contra el deterioro cognitivo, como el consumo de verduras de hoja verde sobre otros vegetales, o el consumo habitual y moderado de vino.

El análisis de los datos mostró que los participantes en el estudio (cerca de 1000 personas) que siguieron de cerca las directrices de la "dieta de la mente" eran más propensos a experimentar declive cognitivo más lento. Además la dieta redujo el riesgo de la enfermedad de Alzheimer en un 53 por ciento en los participantes que siguieron la dieta rigurosamente y en aproximadamente un 35 por ciento en los que la siguieron moderadamente.